Consejos para ayudar a superar el chuparse el dedo

Consejos para ayudar a superar el chuparse el dedo

Sabemos que chuparse el dedo provoca defectos en la boca, en los dientes, y propensión a sufrir de enfermedades a nivel de garganta y estomacales pero también se trata de un hábito enormemente satisfactorio para los niños. Este proceso se convierte en el sustituto del pecho materno o del biberón que le permite relajarse, entretenerse, o conciliar el sueño. El poder consolador que ofrece esta acción cuando está enfermo, enfadado, feliz, desocupado o porque espera la comida o desea alguna cosa, lo ayuda a apaciguar sus reacciones como llantos, rabietas, ansiedad, angustia, entre otros sentimientos y emociones.
La succión del dedo es un hábito que puede durar un tiempo. Se considera que la mitad de los niños que tienen la costumbre de chuparse el dedo lo hacen hasta los cinco años y que incluso puede durar hasta los doce. Es muy normal que la conducta de chuparse el dedo esté asociada a otro movimiento con la otra mano, por ejemplo, tocarse la oreja, el pelo, hacer bolitas, tocarse el ombligo, etc. Es una actividad que implica una experiencia táctil con los dedos.
¿Por qué se chupa el dedo?
La interpretación psicológica es variada y depende de las escuelas o teorías:
• Relacionado con una conducta regresiva.
• Conducta de consuelo que le proporciona tranquilidad y seguridad.
• Se debe al aburrimiento.
• Es una respuesta de inseguridad, al no poderse enfrentar las tensiones de la vida y al proceso de aprendizaje.
• Es una forma de expresar la ansiedad, angustia y stress.
Consecuencias de chuparse el dedo
• Chuparse el dedo puede provocar deformaciones en las encías, dientes y paladar e incluso disminuir la musculatura facial y bucal favoreciendo que se originen retrasos en el lenguaje.
¿Cómo hacer para que nuestro hijo deje de chuparse el dedo?, ¿Qué podemos hacer los padres? Consejos, sugerencias:
• La actitud de los padres es muy importante. Dependiendo de la edad del niño esta situación o mal hábito no se arreglará pegándole, sacándole violentamente el dedo de la boca ni expresándole con enojos, varias veces «deja de chuparte el dedo, pareces un bebé». Se debe evitar ridiculizarlos, dañando su autoestima. La calma, paciencia, expresión de afectos, son los elementos básicos al igual que un ambiente de armonía (hogar) para ayudar a los niños a madurar y superar conductas negativas.

Add Your Comment

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Reserva tu consulta

    Agenda tu consulta

    Escribenos y deja tus datos un asesor Piac se comunicará en breves instantes.